Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

viernes, 17 de febrero de 2017

Ficus Higuera africana (Ficus cyathispula)

Se trata de un clásico ficus: árboles "siempre verdes" con copas muy densas por el notable tamaño de sus hojas y su gran número; árboles con muchas y largas raíces aéreas que, en estado salvaje, generan un confuso conjunto de troncos...  Es una especie africana, propia de Kenia, Tanzania,  Angola, Costa de Márfil, etc.


Este ejemplar, casi salvaje, es decir: sin pretensiones estéticas o de jardinería, se encuentra en Barcelona, al inicio del parque de Mn. Costa i Llovera. Vemos, aquí debajo, su tronco más importante, acompañado de numerosas raíces aéreas que han llegado a ser nuevos troncos. 


La corteza de esos troncos es de color castaño; es escamosa y fácilmente fragmentable.  En el caso de los "troncos sobrevenidos", la corteza es más lisa, más bien grisácea.

Tenemos ahora un conjunto de subtroncos derivados del original y constituidos casí como un ejemplar distinto:


Desde arriba, con luz más directa, vemos mejor ese color grisáceo de los troncos complementarios:


Las hojas miden unos 20 cm de longitud y unos 5 cm de anchura; son oblongas, acuminadas, con un "acumen" de unos 8 milímetros; se estrechan hacia la base. Textura coriácea. Superficie brillante, glabra y lisa, de color verde oscuro.


La nervadura es espaciada y poco marcada. Cuenta con entre 5 y 8  pares de nervios laterales, En el envés se aprecia, más acusado, el nervio principal. 


Son hojas de margen entero que se disponen en espiral alrededor de su ramita. Poseen largos peciolos glabros, de entre 1 y 5 centímetros, 


Las estípulas, esas formaciones -como hojuelas- que surgen en el punto de conexión de los peciolos con las ramas, son permanentes; miden unos dos centímetros. Son muy características: de hecho se reseñan en el nombre "oficial" de la planta: Cyath...ispula (estípula). Las podemos ver en muchas de las próximas fotografías. 


Las flores, tanto masculinas como femeninas son mínimas y están protegidas por un "sicono", una cubierta vegetal, como un higo, que acaba protegiendo los frutos. En la anterior foto vemos dos siconos y varias estípulas 


Al inicio los siconos son de color amarillo verdoso, como los que hemos visto. Luego, al madurar, van pasando a un color amarillo, luego rojizo... 


...y luego morado, casi negro. Por cierto que en la foto anterior se confirma esa especial presencia del nervio central de la hoja en su envés


En la siguiente fotografía podemos ver, además de dos siconos, madurando, varias de esas peculiares formaciones que son las "estípulas" que son permanentes... 


Por último aportamos otra visión de nuestra "higuera africana". Ciertamente, en un notable árbol, alto, pero muy caótico... En  efecto, en medio de la masa foliar se vislumbran los diversos troncos, "inicial", y "sobrevenidos" 



2 comentarios:

  1. Espectacular demostración de sabiduría, Pedro ... deberías ir a África para ver los originales.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar