Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Pino Carrasco. Pi blanc. (Pinus halepensis)

El pino carrasco, pi blanc, tiene su origen en el oriente mediterráneo, de ahí su apelativo "halepensis", de Alepo, ciudad siria. De ordinario no alcanza gran altura, aunque el que figura aquí a la derecha desmiente esa afirmación... Lo normal es que no supere los 20 metros
Este pino está situado en el Maresme, cerca de Barcelona. Vemos ahora el gran tamaño de su tronco. Su color es gris claro, si bien como se puede ver en este ejemplar, con la edad su corteza se torna parda y se agrieta,



Vemos ahora,
a la izquierda, otro pino carrasco de notable altura, situado en Montjuich.













La copa de estos pinos adopta distintas formas: puede ser cónica o piramidal, esférica...  Tiende a ser poco densa. Las ramas mantienen el color gris claro, casi blanquecino que justifica el nombre de "pi blanc":

Las hojas son relativamente poco persistentes: permanecen en el árbol sólo un par de años. Se agrupan de dos en dos sobre las ramas; son aciculares, muy finas y flexibles; tienen de 6 a 10 centímetros de largo; su color es verde claro, a veces con tonos grisáceos:



La piña mide de 8 a 12 centímetros de largo por 3 ó 4 de ancho. Es muy característico su pedúnculo curvado que inclina la piña hacia la rama que la soporta. Como se ve aquí a la derecha, son de color castaño rojizo. Sus escamas son casi planas... 



Las piñas se mantienen durante varios años en el arbol y le dan un aire un poco caótico o desordenado, superpoblado de piñas: lo vemos en esta próxima fotografía,
Y también en esta otra fotografía, tomada a un notable pino blanco situado en un pequeño huerto de la Zona Franca: se ven esas piñas viejas colgadas de una de las ramas secundarias del árbol,






El siguiente es un pino carrasco de considerable edad: plantado en 1887. Es un pino catalogado por el Ayuntamiento de Barcelona y que queda enmarcado por la ermita de Sant Genis, de origen medieval, situada en la falda de la Serra de Collserola 


Son árboles de raíz no muy profunda. En consecuencia pueden no resistir fuertes vendavales. Es lo que sucedió el día 9 de Diciembre de 2014 en el Vallès, cerca de Barcelona. El vendaval, muy excepcional, con vientos de 120 ó 130 kilometros por hora, diezmó el bosque de la masía Mas Prat del Condal. Lo vemos:


Más de cerca, la raíz de uno de esos pinos:


Y el camino de acceso a la masía, totalmente invadido por los pinos blancos caídos. Un verdadero desastre... 


En Chipre y en otras zonas del Mediterráneo Oriental se da un pino, que en ocasiones se considera como una especie distinta y, en ocasiones, como una "variedad" del pino carrasco, que se denomina "Pinus brutia". No se da naturalmente en nuestro pais.






Los de la foto de la derecha son "Pinus brutia" plantados en el Real Jadín Botánico de Madrid. Su diferencia más característica con el pino blanco es lo breve de los pedúnculos de las piñas: estas parecen como "sentadas" sobre las ramas... 





A Ruben Darío, ilustre poeta hispanoamericano, le gustaban mucho los pinos. Les dedicó un poema. Transcribo la primera estrofa:


¡Oh, pinos, oh hermanos en tierra y ambiente,
yo os amo! Sois dulces, sois buenos, sois graves. 

Diríase un árbol que piensa y que siente
mimado de auroras, poetas y aves...



Clicando podéis ver el resto del poema "Los pinos".

Y a Mosen Miquel Costa i Llobera, poeta mallorquín e ilustre representante de la "Renaixença" del Mallorquín, le emocionaban los pinos que en Formentor conviven con el mar. Les dedicó un precioso poema "El Pi de Formentor" Dice su primera estrofa:


Mon cor estima un arbre! Més vell que l’olivera

més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l’eterna primavera
i lluita amb les ventades que atupen la ribera,
com un gegant guerrer.

 Podéis ver el resto del poema clicando aquí

El propio Mosen Costa compuso una versión en castellano, cuya primera estrofa os transcribo:

Hay en mi tierra un árbol que el corazón venera:
de cedro es su ramaje, de césped su verdor;
anida entre sus hojas perenne primavera,
y arrostra los turbiones que azotan la ribera,
añoso luchador


Podéis ver el resto de esa poesía si clicáis aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario