Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

viernes, 25 de marzo de 2011

Secuoya gigante. (Secuoiadendrom giganteum)

La secuoya gigante es el árbol más "grande" que existe. Más alto que él es su pariente la secuoya roja, pero el mayor en volumen y peso es la secuoya gigante. Llega a cerca de los 90 ó 100 metros de altura y el diámetro de su tronco alcanza los 6 ó 7 metros. Es un árbol tremendamente longevo: se conocen ejemplares de más de tres mil años de vida...









Estas secuoyas están situadas en Santa Fe del Montseny, junto a la casa Can Casades. Hay quien dice que tienen más de 500 años de vida, y más de 50 metros de altura









            El género "Sequoiadendron" pertenece a la familia de las "Cupresáceas". La "Sequoiadendron giganteum" se denomina tambíen Wellingtonia o Secoya de la sierra.

























En esta otra fotografía, podemos verlas en relación con algunos vehículos... cuyos propietarios han acudido para admirarlas.

Vemos ahora su esbelto tronco. La corteza de la secuoya es muy gruesa y le proporciona una gran protección contra el fuego.

Y, como resulta conveniente, lo vemos de nuevo con un "referente" humano, aunque anónimo...

 
Esta otra secuoya está en el Real Jardín Botánico, de Madrid. Es una árbol más joven que los anteriores, pero tiene también un gran, un largo  futuro     
Otra secuoya, asimismo del Real Jardín Botánico


He aquí el tronco y las hojas de una de esas secuoyas madrileñas


Son hojas perennes, de unos pocos milímetros de largo, como escamas.

Las semillas se contienen en "conos". Aquí vemos un par de esos conos, de esas piñas. Tardan un par de años en madurar. Y posteriormente estarán varios años sobre el árbol. Estas son piñas de una secuoya de Pamplona, del campus de la Universidad de Navarra, que luego veremos. 






Otra de esas piñas, más madura..., también navarra:












Pero antes de las navarras vemos estas otras sequoyas, situadas en el valle del Freser: 


Ésta que se bifurca en dos, se encuentra en Ribes, junto a unas instalaciones deportivas. 

Entiendo que es algo más joven que las ya vistas





También en Ribes, en frente de la anterior, se encuentra esta sequoya: os haréis una idea de su tamaño por comparación con el banco y la red de tenis a las que da sombra. Se trata de un ejemplar cónico, muy bien proporcionado







Su tronco es recio, con una corteza muy gruesa, fibrosa, fruncida, como sabéis y veis..., que protege a la sequoya de los incendios






Y sus hojas con forma de escamas que se imbrican unas en otras y que se disponen en espiral en las ramillas...









Son hojas del tipo clásico de las de los árboles parientes del ciprés...: recuerdan a las "leznas" de los zapateros
















Esta es una de las antes anunciadas secuoyas gigantes del campus  de la Universidad de Navarra.





Perfectamente cónicas y regulares. Son ciertamente unos árboles preciosos.

Vemos aquí otras dos. Esas secuoyas están estratégicamente distribuidas por todo el campus. Supongo que deben tener pocos años menos que la Universidad, unos 50 y tantos años



 







Otra secuoya, con un porte practicamente perfecto. 






Esta es la base del tronco de la primera de estas secuoyas navarras. Grueso tronco que muestra cómo las ramas surgen casi a ras de suelo y precisan una cierta poda para que no obstaculicen el paso


Por último, una fotografía en escorzo de una de las secuoyas de Santa Fe.    



Las ramas más bajas de las secuoyas gigantes mueren con bastante facilidad. Los árboles "jóvenes", de menos de 100 años, como los de Ribes y Pamplona que hemos visto, las retienen. Los árboles de más edad ya las han perdido y no comienzan a tener ramas más que a partir de los 20 ó más metros. Esta circunstancia está bien clara en los ejemplares de Santa Fe del Montseny

6 comentarios:

  1. 500 años no tienen...
    Son de los años 20, y provienen de la costa oeste de los Estados Unidos ;-)
    Olivier

    ResponderEliminar
  2. La superioridad de la naturaleza. Naturaleza duradera a lo largo de siglos. Conmovedor.

    ResponderEliminar
  3. La superioridad de la naturaleza. Naturaleza duradera a lo largo de siglos. Conmovedor.

    ResponderEliminar
  4. La superioridad de la naturaleza. Naturaleza duradera a lo largo de siglos. Conmovedor.

    ResponderEliminar
  5. Alguien me podría decir cómo y porqué motivo llegaron estas secuoyas a Santa Fe del Montseny?
    Es para un trabajo de campo,gracias

    ResponderEliminar
  6. ¿Alguien podría informar acerca de quién y cuándo trajo las SEQUOIES a Santa Fe?

    Estimo que los propietarios de Can Casades o mejor, e. Centre de Informació del Parc Natural del Montseny, tiene que disponer de alguna información precisa.

    Es d'agrair la resposta,

    JOAN PALMAROLA I NOGUÉ
    palmarola3@gmail.com

    ResponderEliminar