Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 28 de mayo de 2011

Cinamomo. Melia. (Melia azedarach)

El cinamomo, mèlia, es originario de Asia Central, si bien se extendió por toda Asia en la antigüedad y por América y Europa más recientemente. Su mayor atractivo son sus sencillas pero bellas y olorosas flores,  

 Es un árbol de hoja caduca. Crece con rapidez y alcanza los 10 ó 12 metros. Se utiliza en jardinería y para embellecimiento de las calles. Estos están situados en una plazuela de la Avenida de Sarrià, en Barcelona:   


 Su tronco es recio; sus ramas, ascendentes, son sólidas y dan lugar a una copa amplia y más o menos redondeada.





Vemos, más de cerca y desde diversos puntos uno de esos árboles...

Las hojas penden de largos peciolos. Son compuestas, imparipinnadas, alternas. Miden entre 20 y 50 centímetros de longitud. Están compuestas de gran cantidad de folíolos, de unos 3 ó 5 centímetros, de color verde  oscuro.       
Ciertamente son unas hojas peculiares que dan al árbol una particular personalidad. Vemos ahora algunos foliolos más de cerca:

Las flores son muy abundantes, con cinco pétalos de color lila o violeta 








 Vemos ahora otro grupo de flores:







Las flores, tan abundantes, llegan casi a modificar el color del árbol en su conjunto: queda el árbol con zonas verdes, dominadas por las hojas, y con zonas lilas...            






Así lo vemos en el siguiente cinamomo, situado en el parque de la Maternidad










Los frutos de la mèlia son "drupas" redondeadas de poco más de un centímetro de diámetro.


Quizás lo más peculiar de esos frutos es que son muy venenosos, circunstancia a tener en cuenta en jardines y calles

Son frutos que comienzan siendo verdes -los véis arriba a la derecha en la siguiente fotografía- y luego pasan a ser amarillos... 











Los frutos permanecen en el árbol largamente: eso da a los cinamomos una original estampa en pleno invierno: así sucede, por ejemplo en este situado en un jardín de Terrassa.



Aqui vemos algunos de esas drupas en pleno invierno:

Cerramos la entrada con dos imágenes de un magnífico cinamomo situado en Tarragona, catalogado y protegido por su Ayuntamiento.Está situado delante del elegante edificio de la Diputación; al fondo podéis adivinar el mar




                                                                                                                                Y este es el recio tronco de ese árbol; se distinguen en el follaje las manchas azuladas a que dan lugar sus flores...


15 comentarios:

  1. buenas noches quisiera saber en venezuela maracaibo donde puedo conseguir el arbol y que nombre le dan por que tengo tiempo buscandolo por paraiso y nada gracias

    ResponderEliminar
  2. REalmente sorpendida me he quedado con eso de que las drupas son venenosas. Mi calle está llena de cinamomos y a mi me alegran la vida. Ahora con su perfume embriagador. A los alérgicos no les gusta mucho este árbol. En verano vienen miles de gorriones a dormir en ellos, a la gente tampoco le gusta el jaleo que forman, al punto de suplantar con éxito el sonido de los coches y del griterio de la calle, tratan inútil y estúpidamente de asustarlos. En cambio a mi me hace muy feliz su escandalosa alegría cuando regresan a dormir y cuando se despabilan para comenzar su día.
    Lo realmente peligroso de las drupas es que se vuelven endiablados patinetes en días de lluvia y te hacen perder el equilibrio, dificultan, en cualquier caso, el caminar de las personas de pies delicados o personas mayores.
    Gracias, saludos, Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Gracias por tu simpático comentario. Supongo que sí son venenosas; pero, en fin, no pienso comprobarlo personalmente. Realmente los gorriones arman mucho jaleo: amable jaleo pero que a quienes tienen sueño delicado y no han de madrugar puede molestarles... Supongo que tu calle estará ahora llena de esas preciosas aunque mínimas florecillas.
      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Las drupas no sólo son venenosas, aquí en Cd. Juárez los chamacos los usan como proyectiles y duelen regacho.

      Eliminar
    3. Saludos Mikc. ¡Vaya con los chamacos de Ciudad Juarez!: son peligrosos, pero supongo que en realidad son buenos chicos.

      Eliminar
    4. Me llama la atención que digas "despabilan " en lugar de "espabilan " como lo oigo decir aquí en Pamplona. Es como lo has puesto tú.

      Eliminar
  3. magallys barrios, Si aun no has conseguido el árbol en www.cibergarden.com tienen semillas, por cierto cada fruto contiene creo recordar que 3 semillas, es difícil separarlas osea que salen 3 plantitas que son fáciles de repicar. Y si, no lo comprobéis son muy venenosas, de hecho se hacen pesticidas con las hojas y las drupas. En la zona mediterránea es muy fácil conseguir semillas anda que no hay melias. Saludos buena entrada y buen blog, lo guardo en favoritos.

    ResponderEliminar
  4. He elegido al Cinamomo como árbol del mes y su link como recomendado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, el link no se ve bien, lo repito aparte.
      https://www.facebook.com/nuestoarbol?ref=hl

      Eliminar
  5. en mi infancia ni idea de q eran venenosas y al contrario, eran las balas de los "tirabolas" para jugar entre todos los chamacos xD soy de sonora y espero en unos años enseñarle el juego a mi sobrino ;)

    ResponderEliminar
  6. Un perfume delicioso. De infancia, además.
    Precioso blog. Gracias. Irene Sotos Erce

    ResponderEliminar
  7. Cuando era chica mi papá me invitó un arbolito en el jardín. En pocos años ese paraíso creció lo suficiente para que yo me trepara en él. Yo solía estar sola en mi infancia. Así que me pasaba horas jugando en el Paraíso, subía, me colgaba cabeza abajo, desde allí saludaba a mis vecinos en su jardín, colgué una soga para amacarme, imaginaba que era un barco... Fue un gran amigo, en todas las estaciones él tenía su magia, flores, bolitas, lluvia de hojas, o simplemente su pura piel.

    ResponderEliminar
  8. Los huesos de las semillas se utilizaban para hacer cuentas de rosario. Ayudaban a los más creyentes a comunicarse con Dios dado su efecto alucinógeno al llevarse los dedos a la boca. Por cierto es especialmente tóxico (el fruto) para los perros, pero parece que lo saben pues ni suelen jugar con ellos.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente un aroma delicioso en flor, pero......... cuando la drupa se caía al suelo y se pisaban por el tránsito habitual de las personas, era un olor pestilente

    ResponderEliminar