Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

domingo, 17 de julio de 2011

Álamo.Àlber. (Populus alba)


El álamo, àlber en catalán, es uno de nuestros clásicos árboles de ribera. Se trata de un elegante árbol de hoja caduca, que llama la atención por su colorido blanco o casi plateado. Puede alcanzar los 25 ó 30 metros de altura.



El de la fotografía de la derecha está situado cerca de Ripoll.

Por su bello porte se utiliza también en jardines, tales como éste de la Facultad de Derecho de la Diagonal de Barcelona.

Es un árbol de amplia copa, algo irregular. Su crecimiento es rápido.





Se planta también en las calles de las ciudades, formando alineaciones, como esta de la calle Tarragona...


Su tronco, especialmente cuando es jóven, y sus ramas tienen la corteza lisa, de un color gris muy claro, como vemos en el ejemplar de la foto de la derecha.

El tronco es recto, columnar...

Las hojas del álamo pueden ser de distintas formas: hay diversas "variedades" dentro de esta especie. 






Pueden ser redondeadas, lobuladas o muy divididas como las de esta foto, que son hojas muy jóvenes...   

Lo más característico de las hojas del álamo es la diferencia de color del haz y el envés: el haz es verde oscuro; el envés, muy claro: casi blanco, a consecuencia de una pelusilla blanca, muy tupida. Vemos primero el haz de estas hojas, oscuro...


   Y luego el envés, casi blanco,



Antonio Machado, el gran poeta castellano, estimaba estos árboles: probablemente recordaréis estos versos que les dedica:

<<He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
(...)
¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!>>






No disponemos de fotografías de esos álamos de Machado; pero aquí tenéis los álamos de la ribera, ya que no del Duero, de un precioso lago del Turó Park...









Y aquí están los álamos dorados... otoñales. En medio de la ciudad:






Vemos alguno de ellos más de cerca. Se entiende que Machado se extasiase con ellos





          Árbol de hoja caduca, que mantiene su atractivo en los meses invernales y que en la primera primavera será, efectivamente, lira del viento perfumado...

7 comentarios:

  1. muchas gracias!! por la informacion...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada anónimo: agradezco tu comentario. Recibe un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Es hermoso el álamo plateado y es hermoso que gente como vos aprecie de esta manera la Vida. Gracias desde Rosario, Argentina

    ResponderEliminar
  3. Buscaba imágenes del tronco y ya no las necesito, me quedo con la descripción : el tronco es recto,columnar... lo define a la perfección

    ResponderEliminar
  4. Buscaba imágenes del tronco y ya no las necesito, me quedo con la descripción : el tronco es recto,columnar... lo define a la perfección

    ResponderEliminar
  5. Tengo 6 pequeños álamos plantados en fila de medio metro cada uno.¿Está bien así?

    ResponderEliminar