Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Roble rojo americano (Quercus rubra)

El roble rojo americano, "roure americà" en catalán, es uno de los característicos robles del Nordeste de América, con grandes hojas que en Otoño devienen rojizas con distintos grados de intensidad. Este ejemplar está en Sant Cugat del Vallès.



Lo vemos ahora a finales de Noviembre, con su característico color otoñal. Monta guardia en uno de los principales accesos al Monasterio de Sant Cugat.


Son árboles que miden unos 20 ó 25 metros de altura, aunque en algún caso pueden llegar cerca de los 40. Disponen de ramas que tienden a la horizontal y, en consecuencia, son árboles de amplia copa.  

                                                                                                                                                                  Este otro ejemplar está también en Sant Cugat, en la magnífica plaza situada delante de la preciosa iglesia gótica de su monasterio. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Son árboles que crecen con rapidez, sobre todo en sus primeros años.  



Su tronco es derecho, recto, columnar. En su madurez puede llegar  a medir un metro de diámetro; incluso más.




Su corteza está fisurada como con crestas.




El de la izquierda es el tronco de otro roble rojo de Sant Cugat; situado, en concreto, en una amable avenida peatonal bordeada de robles. 





Este otro tronco es de un roure roig situado en can Borni, en la falda-mar de Collserola, encima de Barcelona.







Es un roble más antiguo; recto, recio y con su corteza profundamente fisurada 


                                                  Sus hojas son muy distintas de las de los robles europeos. Son hojas muy grandes, de entre 12 y 25      centímetros.                                                                                                                                                             Son hojas simples, largamente pecioladas, que disponen de entre 4 y 7 pares de lóbulos, agudos, como triangulares 

Hojas de color verde oscuro por el haz y tendentes al glauco por el envés. Ovales o abovadas.


Son árboles muy frondosos, creadores de estupendas sombras, como muestra uno de los robles rojos de la plaza de Sant Cugat ya citada:


Las yemas, que crecen en el extremo de las ramillas y en las axilas de los largos peciolos, son de color pardo, escamadas:


Sus frutos son "aquenios", bellotas, miden hasta tres centímetros de largo. Maduran al final de su segundo año. La "cúpula", escamosa,  es amplia pero corta, como vemos:


Muy frecuentemente las bellotas aparecen en grupos de a dos:


Vemos ahora, de nuevo, un roble de la plaza de Sant Cugat, pero ya en Otoño, con su característico color, que va virando hacia el rojo, aunque no de un modo muy vistoso... 


He aquí las hojas, que van volviéndose pardas...,


pardo-rojizas en el árbol que hemos visto en primer lugar:


Las hojas del roble de Collserola que hemos fotografiado ya caídas, son más cárdenas o pardas que rojas. Entiendo que las diversas subespecies deben tener hojas más o menos rojas, sin llegar al escarlata del famoso "scarlet oak" norteamericano: 


Por último, una visión de nuestro primer roure americà, situado cerca del monasterio gótico de Sant Cugat:




sábado, 13 de diciembre de 2014

Arbol de Júpiter. (Lagerstroemia índica)

El árbol de Júpiter, llamado también "lila de las Indias", "Júpiter", etc..., es un precioso arbolillo -a veces un simple arbusto- cuyo colorido cambia notablemente a lo largo del año. Éstas son, por ejemplo, sus espectaculares flores, primaverales, rojas; pueden también ser lilas, o de otros diversos colores



Éstas son, sus doradas hojas del Otoño


Y aquí tenemos sus jóvenes hojas primaverales, de tono cobrizo, que luego pasarán al verde:



Se trata de un árbol de hojas caducas, de origen chino, importado a Occidente a finales del Siglo XXVIII





Este ejemplar está situado en la parte alta de la Via Augusta, de Barcelona.






Lo vemos a continuación, un poco desde arriba. Son fotos del inicio del verano; parte de las hojas conserva aún su color cobre:






Este es el aspecto primaveral (lo cual es sorprendente: diríase "otoñal") de uno de los Júpiters de la Avenida Pedralbes de Barcelona











De hecho estos árboles  pueden llegar hasta unos 6 u 8 metros de altura. Su porte es "globoso"; y la proyección de su copa puede alcanzar también unos 6 u 8 metros de diámetro. Así lo vemos en este otro ejemplar, situado en un jardín del Maresme, que dispone ya de sus hojas verdes...:



 



Los  troncos de los árboles de esta especie tienen una corteza lisa, de color grisáceo, asalmonado; la corteza se exfolia en láminas.                                                                                                               

Son troncos muy característicos, por su color y forma.

El tronco de la anterior fotografía corresponde a uno de los grandes "júpiters" del jardín del Maresme




El de la derecha es el tronco del árbol de la Via Augusta antes visto. 




Es un tronco que por su forma retorcida y por el tipo y colorido de su corteza representa muy bien a los de la especie
Las hojas, en su madurez, son de un color verde más bien oscuro. Son simples, alternas, con muy cortos peciolos. Como vemos, son elípticas, con borde entero; miden entre 3 y 7 centímetros de largo


Las hojas, como hemos visto, al brotar, tienen un color cobrizo, que da originalidad al árbol. Luego pasan al verde que aquí vemos.


Tenemos aquí, de nuevo, una inflorescencia roja del árbol de la Via Augusta. Notable:


Y flores de color lila, del arbolillo de la avenida Pedralbes que antes hemos visto cobrizo. En efecto, una espectacular floración.


Más flores: éstas "adquiridas" en el verano de 2016; son flores del mes de Agosto de uno de los árboles de la Avenida de Pedralbes:


Como cada verano, espectaculares...





En otoño el porte pasa del verde al precioso amarillo-dorado que hemos apreciado en una de las primeras fotos.



Este arbolito está también situado en la Avenida de Pedralbes, en Barcelona. Vemos su copa, más de cerca:



Las hojas tienen ahora un precioso colorido...


Y, antes de caer, pasan a ser casi rojas, como vemos en uno de los ejemplares de la Avenida de Pedralbes:



Los frutos son cápsulas globosas, de 8 ó 10 milímetros de diámetro, de color café. Son dehiscentes y se abren tras madurar dejando salir multitud de semillas aladas.


Acabamos viendo más de cerca una de esas cápsulas cerrada, y otra ya abierta:





sábado, 22 de noviembre de 2014

Banano. Plátano. (Musa x paradisiaca)

Los bananos, llamados también plátanos, son grandes plantas herbáceas, con muy diversas especies y variedades: el género del que forman parte ("Musa") tiene más de 50 especies y muchas subespecies híbridas. Son plantas tropicales que constituyen una fuente de alimentación muy importante a nivel mundial: sólo tres plantas son más cultivadas que las bananas: el trigo, el arroz y el maiz.


Mucho menos importante es su cultivo con objeto ornamental: el que hemos visto es un banano, una "musa", situado en un jardín vecino a la Travesera de Les Corts, en Barcelona. De hecho no son árboles; ¡ son hierbas !  (técnicamente: "megaforbias")




A la derecha vemos un ejemplar más pequeño situado en un jardín del Maresme.







Ciertamente, sus grandes hojas dan un bello aspecto exótico a nuestros jardines...

A la izquierda tenemos un ejemplar muy notable, es-pectacular: un banano que preside el original jardín interior de la estación de Atocha de Madrid.                     
                
                   El arquitecto que reformó la estación, creo que Rafael Moneo, con ese jardín ha tenido un rasgo de genialidad.
Este es otro banano de Les Corts, próximo al estadio del Barça; estas plantas no tienen tronco o, mejor dicho, su peculiar tronco es un "rizoma", es decir un tallo subterráneo con varias yemas que crece de forma horizontal: 


El "rizoma" da lugar a brotes herbáceos que están constituidos por grandes hojas, cuyas vainas están dispuestas en espiral fuertemente apretadas unas a otras, constituyendo los falsos troncos. Es decir: todo el conjunto de tallos y hojas que vemos arriba son un único banano...

Vemos ahora, más de cerca, los "falsos troncos", los "tallos", de otro banano. 


Esos tallos tardan cerca de un par de años en llegar a la madurez. Entonces, dan lugar a las flores... y frutos, y, producidos los frutos, muere ese tallo: el rizoma emitirá un nuevo tallo...

Aquí varios bananos en un jardíncillo de Les Corts. Veréis que hay tres ó cuatro grupos de tallos: 3 ó 4 rizomas:



                                                                        Las hojas son grandes, simples, lisas, enteras, tiernas, con vaina y normalmente con pecíolo.                                                                                                                                         Son hojas muy "endebles" sus bordes se rompen fácilmente con el viento                                                                                                                                           Lo vemos en un banano plantado en un patio interior de ese barrio.                                   

                          No se han roto, pues lógicamente están muy cuidadas, las hojas de ese banano de la estación de Atocha.                                                                                           Tienen el ápice truncado y la base redonda o con forma de corazón.                                                                 De color verde por el haz y más claras, casi glaucas por el envés.

Maduro el nuevo tallo -cuando dispone de 10, 15 ó  más hojas-, el rizoma emite un vástago con una inflorescencia final que surge en medio de las hojas: es un a modo de gran capullo de color violáceo constituido por brácteas de color cárdeno que protegen las flores. Vemos aquí una de esas inflorescencias, con 2 ó 3 brácteas ya abiertas: 


El vástago emitido verticalmente por el rizoma se inclina enseguida por el gran peso del capullo y dará lugar a una larga espiga. Los ocho o diez grupos de flores que se liberan al caer las primeras brácteas son de flores femeninas, que darán lugar a frutos; posteriormente caen las brácteas de flores neutras y masculinas.  
     
Éstas, excepto en algunas especies peculiares de bananos, se dispersan y desaparecen: queda a la vista la espiga desnuda, acabada en el capullo que aún contiene y va liberando flores masculinas.                                                      Esa larga espiga puede llegar al suelo y en los cultivos de bananos es conveniente cortarla cuando se acaban las flores femeninas.                                                 Vemos toda esa estructura en la foto de la derecha.         


En la foto de la izquierda tenemos ya uno de esos grupos de flores que libera la caída de una bráctea.                                                                                                         Son flores amarillentas, irregulares.                                                                               Cada grupo de flores dará lugar a un grupo de frutos unidos, denominados "manos"
He aquí, más de cerca un grupo de flores, protegido aún por su bráctea:


Vemos ahora cómo va fructificando la planta: un primer grupo de flores está dando lugar a sus frutos, sus bananos, que irán creciendo. El grupo siguiente parece que también ha dado lugar a frutos; pero el tercer grupo aún está simplemente en su estadio de flor o de flor apenas evolucionada, protegida por su bráctea:



                                                                                                                        Visión ahora de otro conjunto de vástago, frutos asociados en "manos", y capullo pendiente ... 
El banano, o plátano, tarda entre 80 y 180 días en llegar a su madurez. Es una falsa "baya" que se asocia en racimos de hasta 400 elementos y un peso de 50 kilos. Es una de las frutas más consumidas mundialmente 

Otro conjunto de plátanos, madurando, suprimido ya el resto de espiga no necesario:



Por último tenemos ya un conjunto de bananos a la venta. Se ve que aún están unidos en "manos", en grupos que proceden de los grupos de flores protegidos por cada bráctea. 


Hay muy diversas especies de bananos. Algunos son para comer frescos, como fruta, son los propiamente llamados "bananos", pero en España se les llama "plátanos". En cambio, muchos otros -por su superior contenido en féculas- son para comer tras ser cocinados: la mayoría; son los internacionalmente llamados plátanos y en España llamados bananos. En muchos lugares, en realidad, se confunden ambos nombres o se usan indistintamente.

Acabamos viendo la espectacular perspectiva del jardín de la estación de Atocha de Madrid que, como hemos dicho, está encabezado por un "Musa" (esta foto no es mía: está bajada de internet)