Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Álamo temblón. Trèmul. (Populus tremula)


El álamo temblón, trèmol, en catalán, es un árbol del género "Populus".


  

Es un árbol de crecimiento rápido que puede alcanzar hasta unos 20 metros de altura. Es mucho menos frecuente que otros "populus" como el álamo blanco y el chopo



Éste "tremul" está situado junto a una de las últimas curvas de la pista forestal por la que se accede desde Gombren al santuario de la Mare de Deu de Mogrony; en la comarca de Ripoll.

El bosquecillo de álamos temblones que vemos ahora está en la Vall de Ribes: cerca de Queralbs



Y vemos más de cerca uno de esos "temblones":


      Su característica fundamental es que el peciolo de sus hojas es plano y flexible lo que supone que las hojas se muevan al más mínimo soplo del viento: de ahí su nombre: "temblón"



Como vemos, las hojas son redondeadas, dentadas, de entre 4  y 7 centímetros; de un color verde más bien claro.





El tronco, recto, tiene una corteza grisacea, casi blanca en los ejemplares jóvenes












Incorporamos ahora otra vista de algunas de esas hojas

Éstas, tomadas a contraluz...


                                                    Son hojas simples, con bordes aserrados, de un verde más bien claro                                                                                                                                                                                                                                                        





 Por último, una nueva fotografía del álamo temblón que inicia esta entrada: él de Mogrony.


3 comentarios:

  1. Un grandioso árbol, que recuerda el sonido de la naturaleza. Cuando escucho este sonido recuerdo mi infancia, los paseos con mis padres al campo, tiempos que no volverán, pues mi viejo ya no está. Pero trato cuando puedo llevar a mis peques a refujiarse bajo un álamo para sentir su frescura y ese sonido del recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Efectivamente, grandiosos árboles los álamos y precioso y suave su sonido cuando les da el viento. Tu viejo no está aquí, pero estar está: le agradarán tus recuerdos de infancia. ¡ Adelante con tus peques, para que conozcan los árboles !
      Un cordial saludo

      Eliminar
  2. gracias por informarme y por su forma de describirlos y por apreciar la creación de Jehová Dios

    ResponderEliminar