Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Bambú. Phyllostachys... Sasa...

El bambú no es un árbol. De hecho ni siquiera es una especie arbórea: Bambusoideae es el nombre de una subfamilia de plantas que pertenecen a la familia de las gramíneas. Un miembro de esa subfamilia es el bambú.Vemos aquí un bosquecillo de bambúes plantados en el parque de Pedralbes de Barcelona.


Vemos abajo , a la derecha, otra parte del conjunto de bambúes  situados en ese jardín. En la subfamilia denominada Bambusoideae se incluyen más de 75 "géneros" y 1.500 "especies

                                                           En efecto, el bambú no es un árbol: es la planta herbácea de mayores dimensiones, pero considerando que la "economía del bambú" es muy importante: se estima que el valor total de la economía mundial basada en el bambú se aproxima a los      10.000 millones de dólares       anuales...                                                                                           ...y considerando también  que está presente en buena parte de nuestros jardines y parques, bien merece incluirse en nuestro blog.

Esos Bambúes integrados en los jardines que rodean el palacio de Pedralbes de Barcelona son de una especie con muchos "cultivares" y variedades. La especie se denomina "Phyllostachys s.p."

A la izquierda vemos, más de cerca, alguno de esos Phyllostachys s.p.                                                                                                                                                                                                                          Entre tantas especies y tantos tipos de bambúes, los hay de todas las medidas: desde bambúes que apenas alcanzan el metro de altura y cuyo "culmo" apenas supera un diámetro de medio centímetro, como luego veremos, hasta bambúes de 25 metros, o más, de altura y con diámetros del "culmo" de casi 30 centímetros. (El término "culmo" deriva del latín "culmus" que significaba tallo; se refiere ahora al tallo aéreo de muchas herbáceas. Cuando esos culmos son leñosos se denominan "cañas")                                                                                                                                                                                         Vemos abajo ejemplares de bambú de una de las especies de mayor altura, la "phyllostachys bambusoides", llamada aquí "Bambú gigante". Son unas hileras de bambúes situadas junto a una de las tapias  del jardín de La Tamarita, parque muy cuidado por el Ayuntamiento de Barcelona:
                                                                                                                                           

Se trata de unos esbeltos bambúes -que vemos ahora desde el angulo opuesto- pero nuestra denominación "gigante" parece algo exagerada en este caso

El bambú es la planta que crece más rápido del mundo. Se estima que el aumento de su tamaño es un 30 % más rápido que el de  la planta que tiene un crecimiento más rápido. De hecho, algunas especies pueden crecer  casi  un metro por día. Hay quien ha dicho que los ha visto crecer a simple vista: parece que esto debe ser una exageración

Su longevidad es también muy variable: puede llegar hasta más de 100 años, por ejemplo en los "phyllostachys nigra", procedentes del Japón pero muy presentes también en los parques europeos


Vemos más de cerca los culmos de esos bambúes del parque de La Tamarita: como veis, y sabéis, los culmos, las cañas, están formadas por segmentos o "entrenudos" -llamados    tecnicamente: secciones internodales- que se unen mediante "nudos", pues bien: esos segmentos son huecos, en cambio los nudos no son huecos, son sólidos. Esos entrenudos son verdes en su juventud, al madurar amarillean.





 Las propiedades mecánicas del bambú son extraordinarias, sorprendentes. Por ejemplo, las fibras que se agrupan en la periferia de la caña de bambú poseen una importante resistencia a la tracción, similar a la del hierro. Se ha estimado que esa resistencia es de 4000 kg/cm2, Eso explica porqué en el sudeste asiático los culmos de bambú son muy utilizados en construcción de viviendas, almacenes, puentes pequeños, soportes temporales en la construcción de grandes edificios, etc

                                          Tenemos, a la derecha otro grupo de bambúes: son de la especie "Phyllostachys Aurea" de origen japonés pero como el "nigra" muy presente en Europa.  Están situados en la falda del Tibidabo, en Barcelona, en el vivero-jardín de Can Borní.                                                    Si os fijáis  veréis que todos esos culmos están muy juntos. Es una característica de estas plantas: cuando se planta una semilla de bambú parece que no sucede nada, pasan meses, o años,  hasta que la planta da señales de vida encima del                 terreno...                                                                                        ... pero la planta no está inactiva sino que está creando un "rizoma", un rico y complejo sistema radicular, del que surgirán los culmos en su momento. Por eso la visión de los bambúes es muy particular: lo habitual es que  aparezcan unos junto a otros, creando un grupo claramente separado de los otros grupos de bambúes próximos, que estarán situados encima de sus rizomas.                                                                                                                                                                                        

Esa estructura de los bambúes y sus rizomas queda aún más de manifiesto en este conjunto de bambúes de la especie "Sasa pedunculata" situada en los jardines de la Universidad Central de Barcelona: son decenas y decenas de culmos que salen de una pequeña porción de terreno.


Podemos imaginar la complejidad del rizoma que los mantiene y alimenta.


A la derecha tenemos una visión completa, aunque algo borrosa, de esos bambúes  de los jardines de la Universidad de Barcelona.

Las hojas surgen, en su mayoría, de las ramitas que dimanan de los culmos. Son hojas de unos catorce centímetros de largo por  tres ó cuatro de ancho. Hojas escasamente pecioladas, lanceoladas, verdes;  abajo podemos ver algunas de las hojas de nuestro primer bambú, de Pedralbes.


Esas hojas y los brotes tiernos del bambú son el principal alimento de los osos panda gigantes. Tras un problema que hizo desaparecer los bambúes de una zona habitada por osos panda, hubo que trasladarlos y alimentarlos provisionalmente... con manzanas







                                                                    Un segundo grupo de hojas es el formado por las que surgen directamente de los culmos, de ordinario en su parte baja. Son basales, de color café y coriáceas.     Pensamos que por el momento no hemos conseguido fotografiar ninguna de estas "segundas hojas". O quizás estas hojas pardas de los bambúes de Can Borni pertenezcan a ese grupo  (ver "Notas y observaciones número 3. Posibles errores)



La floración es una de las características más peculiares de los bambúes. Muchas de sus especies no tienen más que una floración en toda su vida, a su término: llevan 30, 60 e incluso más de 100 años de vida sin generar flores y florecen entonces: una sola flor... y después el bambú muere. Otras especies florecen anualmente y "sobreviven"; pero muchas veces sus frutos caen antes de madurar.

Nos sorprendió, y os sorprenderá, encontrar unos bambúes con culmos inferiores a un metro de altura Los encontramos como elementos decorativos de la sala de espera de una consulta médica.  Aquí los tenéis:

   

Están efectivamente en un macetón de esa consulta, en un primer piso de un inmueble de Barcelona. Podéis comprobar cómo sus hojas son como las que hemos visto arriba, aunque algo más pequeñas, y cómo todos esos bambúes están muy próximos unos de otros: no nos cabrán dudas de que debajo hay un rizoma que los sustenta y les da vida a todos.

Es una demostración más de las grandes posibilidades de los bambúes: de hecho ahora se están replantado en zonas tradicionales y se están plantando de forma masiva por primera vez en países o zonas donde no había, en USA y Australia, por ejemplo.

    Acabamos con un detalle de la parte inferior de los culmos de nuestros bambúes de Can Borni:









No hay comentarios:

Publicar un comentario