Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

viernes, 31 de diciembre de 2010

Árbol del amor. (Cercis siliquastrum)

El árbol del amor, también llamado "árbol de judea", es un caducifolio de la familia de las leguminosas. Es un árbol mediterraneo. No alcanza gran altura, apenas los ocho ó diez metros. El ejemplar de esta primera fotografía es un árbol de mucha edad, del año 1956 aproximadamente, catalogado por el Ayuntamiento. Está situado en la Plaza de Joanic, en Barcelona, en el barrio de Gracia:

Como vereis a continuación, las hojas tienen forma de corazón. Son verde oscuras por el haz y más claras por el envés. Miden unos ocho o diez centímetros,

Los frutos, son una legumbre corta, aplastada...

Ciertamente, lo más notable de estos árboles son sus flores. Aparecen en primavera, antes que las hojas. Son una multitud de flores que se insertan directamente sobre las ramas e incluso sobre el tronco. Dan al árbol una gran belleza...

Este árbol está situado en el jardín de uno de los colegios de Sarrià, en Barcelona. El azul del cielo y el verde oscuro del ciprés que está detrás ponen de manifiesto su atractivo: de hecho se trata de unos árboles, más bien del Mediterraneo Oriental, que se introdujeron en los jardines europeos ya en la Edad Media...   


Los frutos permanecen en el árbol casi todo el invierno. Se trata de unas vainas de color marrón. Dan a estos árboles un peculiar contraste entre el verde y el marrón: esto puede apreciarse bien en este ejemplar situado delante del Conservatorio de música de Valencia-Bruch:
Terminamos con un "cercis siliquastrum" de notable tamaño, fotografiado en primavera en un jardín interior de Sant Gervasi:

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. hola, solo comentar que el arbol de Judas de Joanich ya estaba en el 50, más pequeño y fino desde luego, yo vivia en Ramon y Cajal tenia 6 años y con mis amigas recogiamos las flores para hacer "colonia" las mezclabamos con alcohol y no os imaginais el mejunge que haciamos. Me ha hecho ilusión ver el arbol. El arbol de Judas es precioso.

      Eliminar
  2. Es bellìsimo, tengo dos pequeños ,que hice de semillas, tardan aùn mucho para admirar sus floraciòn espectacular!!!

    ResponderEliminar