Árboles con alma


Mi abuelo, ilustre abogado y popular poeta costumbrista altoaragonés, publicó en 1935 una poesía en homenaje a los árboles dedicada a los niños. Se trataba de un poema sencillo, pedagógico, amable: a continuación transcribo la primera estrofa:

"La cuna en que nuestra madre / nos mece en la edad primera, / la lumbre de los hogares / de las risueñas aldeas, / el techo que nos cobija, / los muebles que nos rodean, / las flores que nos perfuman, / los frutos que nos sustentan, / los libros en que estudiamos / y el arca en que nos entierran; / son producto de los árboles / que véis crecer por doquiera" ...

Pues bien, el objeto de este blog es unirme a ese homenaje y dar a conocer los árboles ya que no con versos míos, con fotografías mías... Y con poemas acerca de los árboles de autores consagrados. Por cierto, el resto de la poesía de mi abuelo podéis leerlo en la entrada "Los árboles" de este blog.

lunes, 13 de junio de 2011

Granado. Magraner. (Punica granatum)


El granado, magraner en catalán, es un árbol pequeño: raramente supera los 5 ó 6 metros de altura. Pero es un árbol con una gran historia: era ya conocido y estimado en Mesopotamía y en Egipto hace más de 5.000 años.




Vemos, a la derecha, los vistosos capullos de sus vistosas futuras flores.
Y aquí tenemos una de esas flores, grandes y llamativas.

El árbol fotografiado está en el antiguo jardín botánico de Montjuich: detras de él se vislumbra una de las torres del Museo Nacional de Arte de Cataluña:


Este es su aspecto desde el punto de vista contrario.

Su tronco y sus ramas son un poco "torturadas", angulosas. Es un árbol con una copa desordenada, que tiende a una forma más o menos esférica.
Como hemos apreciado, en primavera el árbol está lleno de manchas rojas: los numerosos capullos y flores. Vemos ahora una flor "madura".

Las hojas, caducas, son de color verde brillante. Se trata de hojas simples, de márgenes enteros. Miden de 4 a 7 centímetros. 

La flores "evolucionan" para convertirse en frutos de un modo muy visible: Aquí mostramos el principio de esa evolución: véis como la flor inicia un crecimiento...

Su parte inferior crece y se "abomba". A la vez pierde su fina y suave textura externa y se va haciendo coriacea...




Luego, irá desarrollándose hasta adquirir la forma definitiva de las granadas que conocemos..., que veremos ya en tamaño mediano en la siguiente fotografía...


... y en su tamaño definitivo, en la siguiente: son dos granadas; desafortunadamente parecen estar atacadas por un plaga que afecta y afea su corteza externa


Estos dos bonitos granados que vemos ahora están en la sede antigua de la Universidad de barcelona: la floración se ha ultimado y se vislumbran únicamente las hojas y quizás alguna granada en crecimiento...


A la izquierda tenemos otro pequeño granado, situado éste en los jardines de la Villa Olímpica de Barcelona: podemos comprobar lo torturado de su tronco.   







Hay diversas variedades de granados: algunas que no producen frutos comestibles y cuyo único objeto es el de embellecer parques y jardines. Este es el caso del siguiente granado, de la variedad "Nana" (granado enano), situado en un parque de Montjuich y fotografiado a principio del invierno... Con él terminamos...

1 comentario:

  1. Me quedò uno, lo tengo aùn en maceta, hice varios y los regalè, me encantan!!! su fruta en mi zona eatà madurando.

    ResponderEliminar